El reto: combinar transporte con producción de energía 100% limpia

''Nuestro plan es recopilar datos fiables durante el invierno'' explica Maxie Beutler, miembro del equipo de la prueba piloto, quien añade que “dependiendo de la cantidad de sol obtenida, los paneles generarán hasta 1700 vatios y la temperatura de la zona de carga se mantendrá estable”. Los resultados mostrarán realmente el potencial de la energía generada en la ruta.

Desde el instituto, Beutler afirma que “este piloto seguirá siendo puramente hipotético pero, si podemos utilizar energía solar en una etapa de desarrollo posterior, como en tecnologías alternativas de conducción, entonces contribuiremos de forma significativa a mejorar la sostenibilidad medioambiental''. Finalmente, Matthiue Ebert, quien lidera el proyecto en el instituto ha reiterado que “intentar combinar las tecnologías de dos industrias siempre es un reto y, en este proyecto, estamos colaborando de una manera constructiva en soluciones innovadoras''.